El Jardín Botánico de Alcalá prospera frente a la adversidad

De las veintiséis hectáreas que conforman el recinto, solamente falta una por ajardinar

El Real Jardín Botánico Juan Carlos I, dependiente de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) y situado en su campus externo, mira hacia el futuro con optimismo tras superar los peores años de la crisis y diversas dificultades técnicas que complicaron su proyecto. Triplicando la superficie del madrileño Jardín Botánico, este joven pulmón verde alcalaíno ofrece actualmente cuatro grandes recintos expositivos que albergan numerosas colecciones, además de actividades divulgativas sobre la naturaleza abiertas a todos los públicos.

El proyecto comenzó hace 29 años de la mano de la Universidad de Alcalá sobre eriales del antiguo aeródromo de Alcalá de Henares, con cuatro objetivos principales: investigación científica, conservación de flora, educación medioambiental y creación de un recinto de recreo y de acercamiento a la naturaleza. Rosendo Elvira, director, gestor y redactor del Proyecto del Real Jardín Botánico Juan Carlos I afirma: “El proyecto del jardín ha sido un ente vivo y mutante desde su inicio que ha ido adecuándose a las posibilidades y oportunidades de cada momento. Hay muchos elementos que se proyectaron y no se pudieron realizar y otros que no estando previstos surgieron como oportunidades y pudieron desarrollarse”. Por ejemplo, la falta de financiación a causa de la crisis y otros problemas técnicos acabaron con la aspiración de crear el ecosistema del humedal y su lago asociado. “La ampliación de la autovía A2 supuso una profunda excavación de los terrenos próximos que conllevaron el sangrado del acuífero, por lo que nuestros pozos no pueden garantizar la existencia de ese gran lago ni afrontar la intensa evaporación estival”, explica Elvira. Ésta es la hectárea que falta por ajardinar y en la que se está trabajando actualmente desde la dirección técnica. Según Elvira, “está previsto crear un pequeño estanque en la parte más próxima al auditorio y posiblemente se implanten arboledas y matorral denso de muy bajo mantenimiento que sirva de refugio y sitio de cría para la avifauna que actualmente habita en el jardín”.

También aclara que aunque el Jardín Botánico ha padecido mucho a causa de la crisis al disminuir  la mano de obra y los recursos para su conservación, así como limitando al mínimo posible el mantenimiento de plantaciones o la reparación de caminos y estructuras, parece que poco a poco va dejando atrás esa situación tan perjudicial: “Lo principal en estos años es que el proyecto pasó de utopía a realidad y que actualmente es un jardín botánico de referencia con una colección de cerca de 8.000 especies vegetales diferentes, es decir, de las mejores del país. Nuestros esfuerzos van dirigidos a garantizar su conservación y pervivencia»

https://cdn.knightlab.com/libs/timeline3/latest/embed/index.html?source=1AMhVA2KQAlgUCfVjKEu-6OC0zKe1YnLyFJ7n5Nq3cWE&font=Default&lang=en&initial_zoom=2&height=650

Entre los mayores atractivos para el público se encuentra la rosaleda “Ángel Esteban”, que es visitada por unas 10.000 personas cada primavera. Ocupa una hectárea y cuenta con 3.500 ejemplares de casi 600 variedades diferentes de rosales, de las cuales 285 son exclusivas de este jardín. Otras colecciones especiales son la de cicadales, el arboreto de coníferas, el arboreto de exóticas, el orquidearium o el invernadero de cactus y crasas. Sin embargo, Elvira señala el recinto de flora regional como la zona más compleja de llevar a término, pero también como la que más satisfacción personal ha aportado al equipo técnico: “Creo que botánicamente es el elemento más importante y diferenciador de este Jardín Botánico y probablemente el de mayor dificultad porque la mayoría de las especies han debido ser producidas a partir de recolecciones de semillas en el campo y posteriormente aclimatadas”.

El Jardín Botánico abre sus puertas a los visitantes casi todos los días del año y organiza visitas guiadas el último sábado de cada mes, previa reserva por teléfono o en su página web http://botanicoalcala.es/. Además cuenta con la primera fotolinera pública de España, una estación de recarga para vehículos eléctricos alimentada con placas solares que se encuentra en el parking del Jardín y que puede alimentar hasta un máximo de cuatro vehículos simultáneamente. Cualquier persona puede acercarse a utilizarla y además está invitada a visitar el Jardín Botánico gratuitamente mientras recarga su vehículo.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.