Entrevista a Amparo Vilches: «La alfabetización científica es un derecho»

Catedrática de Didáctica de Ciencias Experimentales y Sociales de la Universitat de València.

Amparo Vilches es licenciada en Química y doctora en Educación. Su trayectoria le otorga una amplia perspectiva del ámbito educativo desde una doble dimensión como catedrática de la especialidad de Física y Química en Enseñanza Secundaria, tarea que confiesa echar de menos. Nos recibe en su despacho con inquietud por resolver nuestros interrogantes y acaba el encuentro poniendo a prueba nuestra cultura científica. Conversamos con ella sobre sostenibilidad en el marco de la puesta en marcha de la agenda 2030 y los principales retos de la comunicación científica.

¿Qué es la “Ciencia de la Sostenibilidad”?

Esta disciplina apareció a principios de los 2000 fruto de las dificultades socioambientales, no se trata de problemas aislados sino de problemas que están relacionados y se potencian unos a otros. La ciencia de la sostenibilidad puede resumirse en cuatro características fundamentales. En primer lugar, es interdisciplinar, surgió como un nuevo campo de estudio para unificar las problemáticas con las diferentes áreas de conocimiento, pretendía una ruptura de la barrera entre ciencias y humanidades. En segundo lugar, es transdisciplinar, busca incorporar la opinión de las personas que no están en el mundo académico porque son las que tienen que llevar adelante las propuestas para avanzar hacia una sociedad más sostenible. Las dos características restantes requieren una visión holística, espacial y temporal; por un lado, necesitamos una perspectiva glocal, término para referirnos a ambos niveles, local y global, y por otro lado, no podemos contemplar únicamente lo que está pasando hoy, debemos hacerlo a medio y largo plazo. Después de casi veinte años no se ha impuesto, de hecho, hemos llevado a cabo una investigación preguntando a quienes trabajan en el campo de la sostenibilidad, en la Universitat Politècnica de València (UPV), en la Universitat de València (UV) y en la Universitat d’Alacant (UA), y casi nadie había oído hablar de la ciencia de la sostenibilidad.

¿Existe formación en sostenibilidad?

La educación para la sostenibilidad nació en los años noventa y ha ido impregnando a las propias universidades. La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) organizó en el año 2005 un encuentro en el que se debatió sobre la necesidad de la presencia de la sostenibilidad en los currículos del plan Bolonia. Hemos hecho un estudio de las guías docentes de las diferentes materias y los temas de sostenibilidad está incluidos entre las competencias profesionales de los futuros maestros y profesores, pero eso no quiere decir que se lleve a cabo. La transversalidad, poco a poco, se va imponiendo a través de las personas implicadas que actuamos como una mancha de aceite. Se están dando algunos pequeños pasos, pero insuficientes para la gravedad del problema, incrementa la atención a esta problemática pero la velocidad a la que aumenta es mucho mayor, por tanto, necesitamos más acciones.

«La Ciencia de la Sostenibilidad es interdisciplinar, transdisciplinar y requiere una visión holística espacial y temporal»

Según datos de la UNESCO, solo alrededor del 30% de las estudiantes escogen estudios STEM. ¿Cómo se está promoviendo la incorporación de niñas y mujeres en ciencia?

Los temas de ciencia y género se han tratado en diversas ocasiones y algunos estudios apuntan a una decisión asociada a una gran presión social. Considero que es un tema muy relacionado con la educación y esta empieza en la infancia, desde la enseñanza se está intentando promover a través de la divulgación. En la Facultad de Magisterio, en la que estamos trabajando los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se persevera para que no exista esa discriminación desde niños en los planes de estudio. No obstante, la presión social y familiar aún sigue siendo muy fuerte, no han cambiado mucho las cosas. Tenemos tantos ejemplos de mujeres impresionantes referentes en diferentes campos de investigación y la gente las desconoce, es cierto que en algunos casos han tenido que poner el apellido del marido, pero todos tenemos que seguir luchando para impedirlo. Los estereotipos están muy arraigados, yo misma soy mujer y científica pero me he dedicado a la educación que es un ámbito feminizado.

Amparo Vilches en su despacho. Lucía Coll Peinado

¿Por qué la educación y las ciencias son fundamentales en el desarrollo del pensamiento crítico?

El pensamiento crítico está muy relacionado con la enseñanza de las ciencias porque la cultura científica conlleva determinadas características. Los científicos se hacen preguntas y plantean hipótesis que se ponen a prueba, todo ese carácter tentativo no se muestra, la ciencia se enseña como algo acabado. Se aboga por la necesidad de contar con evidencias científicas pero yo no soy partidaria de la palabra evidencia. «Más evidente que la Tierra está en reposo…», como señalaban algunas teorías…  Yo necesito pruebas, no evidencias porque nuestros sentidos nos engañan. Tenemos que formar ciudadanos críticos.

¿Hay que acercar la ciencia a la población?

Los movimientos “ciencia para todos” o “alfabetización científica de la ciudadanía” se originaron a finales de los años ochenta. La ciencia forma parte de la cultura científica que cualquier ciudadano debe adquirir. Sin embargo, parece que hoy se puede alardear de confundir un gen con un cromosoma pero si no sabes quién es Mozart eres un inculto. Es un tema complejo porque tenemos el enemigo en casa, los docentes universitarios de ciencias piensan que la ciencia no está al alcance de todos y debe ser para una ciudadanía preparada, pero todos los ciudadanos deben tener unos conocimientos mínimos. Einstein decía que la ciencia no piensa en fórmulas, que en la cabeza tenemos ideas y debemos ser capaces de explicarlas con palabras sencillas. Tenemos que hacer la ciencia asequible a la ciudadanía y evitar apoyarnos en fórmulas. Creo que necesitamos hacer una ciencia de la ciudadanía, una ciencia que forme parte de la cultura para que también cambie el papel de las mujeres, somos más del 50% de la población mundial y tenemos que formar parte de esa ciencia, la ciencia que se aprende y la ciencia que se enseña.

Usted afirma que «la participación ciudadana en la toma de decisiones es una garantía de aplicación del Principio de Precaución». ¿Qué responsabilidad ostentamos como ciudadanos?

El Principio de Precaución dice que no podemos comercializar ni poner en funcionamiento ningún nuevo desarrollo científico o tecnológico que no estemos seguros de que no es perjudicial para la especie humana, para los seres vivos y para el planeta. El Principio de Precaución es esencial, está firmado por todos los países, pero se ponen en marcha productos que no se han testado. Los científicos debemos transmitir a la ciudadanía la necesidad de ser capaces de participar en la toma de decisiones, la población es quien vigila ese Principio de Precaución y por eso tenemos que alfabetizar a la ciudadanía.

Por tanto, volvemos a la idea de la visión de la ciencia de la sostenibilidad y la transdisciplinariedad, para que todas las personas con conocimientos, aún sin ser profundos, puedan opinar. En muchos países se ha cerrado la puerta a que la ciudadanía opine sobre cambio climático alegando complejidad en los conceptos y es la ciudadanía la que ha conseguido que se prohíban las sustancias contaminantes que han producido el adelgazamiento de la capa de ozono. Esto demuestra que necesitamos que la ciudadanía esté alfabetizada científicamente.

«Los científicos debemos transmitir a la ciudadanía la necesidad de ser capaces de participar en la toma de decisiones»

Según el último informe PISA, España ha sufrido un descenso en la evaluación de las ciencias, consiguiendo sus peores datos y situándose por debajo de la media de la OCDE. ¿Cómo se interpretan estos resultados?

El informe PISA es una prueba de evaluación y las cuestiones están relacionadas con la toma de decisiones de aspectos vinculados a la vida cotidiana que tienen que ver con la ciencia y la tecnología, lo que se pregunta en las pruebas no lo enseñamos en el aula de ciencias, enseñamos una ciencia descontextualizada, alejada de la vida del estudiante. PISA, utilizado como instrumento, es interesante y los resultados del informe deberían servir a los docentes de ciencias para decir: «No estoy preparando a mis estudiantes». La prensa azuza: “¡Qué mal estamos!” Pero si extrapolamos los datos de los resultados a una escala sobre diez, estamos sobre 7.5, las diferencias no son tan significativas. Donde sí hay diferencia entre países es en el presupuesto de educación y eso es cuantificable.

La investigadora muestra algunos recursos de ludificación. Lucía Coll

En relación a los resultados de la Encuesta de Percepción Social de la Ciencia en España de 2018 de la FECYT. ¿Hay analfabetismo científico?

Sí. La forma de enseñar en la educación reglada, así como la ciencia informal explicada a través de los medios de comunicación no están ayudando a la alfabetización científica. Hay analfabetismo y además a la gente no le importa, los objetos se hacen para que podamos usarlos sin tener conocimiento de cómo funcionan y cuanto más fácil sea mejor.

¿Qué supone ese analfabetismo en un mundo tecnificado?

Pensamos que no necesitamos la alfabetización directamente, pero es un error. Necesitamos educar en el mundo tecnificado que nos rodea para perder el miedo a ese conocimiento científico, para poder intervenir y tomar decisiones, para despertar el espíritu crítico y añadiría una cuarta razón, el placer de saber. La alfabetización científica es un derecho, hay países donde la educación científica está prohibida, no solo a las mujeres, también a los hombres.

«El gran reto de la comunicación científica es saber qué ciencia queremos transmitir»

¿Cuál considera que es actualmente el principal reto en la comunicación y la divulgación de la cultura científica?

El gran reto de la comunicación científica es saber qué ciencia queremos transmitir. La formación en el periodismo científico es importante, ya que son los intermediarios entre la ciencia y la ciudadanía, tienen la capacidad de trasladar cómo trabaja la ciencia y sus efectos, no solo el conocimiento científico. En esta última Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP25, pareció apreciarse un salto en la información de los medios de comunicación en torno a la necesidad de educar a la ciudadanía en todos los ámbitos y creo que es fundamental que además esa educación tenga en cuenta las nuevas tecnologías. Podemos verlo con el tema del coronavirus, la diferencia entre escuchar a un responsable de sanidad facilitando información a todo aquello que llega a través de redes sociales.

Debemos comunicar una ciencia impregnada por las implicaciones entre ciencia, tecnología, sociedad y ambiente. La ciencia ha cambiado nuestra forma de ver el mundo y los ciudadanos tenemos que ser conscientes del papel enorme que podemos jugar en los cambios que tienen lugar en la sociedad.

Diez universidades españolas, entre las 500 mejores del mundo

Estados Unidos lidera el Ranking de Shanghai desde su primera publicación en 2003

La primera universidad española de la clasificación de las universidades del mundo, conocida como Ranking de Shanghai, es la  Universidad de Barcelona, situada en el puesto 151. Hay que descender un poco más para encontrar a las universidades de Madrid, Pompeu Fabra y la Universidad de Granada. La Autónoma de Madrid y Autónoma de Barcelona se sitúan a partir del puesto 301 además de la Universidad del País Vasco. Mientras que para hallar a las tres siguientes instituciones se tiene que volver a descender hasta el puesto 401 a partir del cual se encuentran la Politécnica de Valencia, la Universidad de Santiago de Compostela y la Universidad de Valencia. Por otra parte, las siguientes 15 universidades en el listado se encuentran en el top 1.000, donde se encuentran a partir del puesto 501 a la Universidad Politécnica de Madrid, Universitat Jaume I o Universidad de Sevilla, entre otras.

La Universidad de Granada se encuentra en el puesto 45 del ranking de ingeniería, la posición más destacable para una universidad española. Para hallar a la Universidad Miguel Hernández de Elche en esta clasificación, se debe descender hasta el puesto 601. La investigación tiene un papel muy importante en esta universidad, especialmente en las que se refiere a biotecnología, salud, ingeniería, tecnología de la información y las comunicaciones, además de otros campos.

El Ranking Académico de las Universidades del Mundo analiza más de 1.200 universidades, tanto públicas como privadas, de las cuales se publican las 500 mejores según los criterios de la clasificación. Su primera publicación fue en el año 2003. La metodología tiene en cuenta los siguientes indicadores: premios Nobel y Medallas Fields de alumnos, antiguos alumnos y profesores; la cantidad de investigadores más citados dentro de las diferentes categorías; los artículos publicados en el ámbito de Ciencia y Naturaleza y la indexación de las revistas donde están publicados dichos artículos; y, el porcentaje de publicaciones o el rendimiento académico según el número total de investigadores. Por último, se debe señalar que para cada indicador se asigna una puntuación máxima de 100.

Los primeros puestos están ocupados todos los años por las universidades estadounidenses, como la Universidad de Harvard, que lidera la clasificación, la de Stanford o el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), entre otras. Además, universidades británicas como Cambridge y Oxford ocupan el tercer y séptimo puesto respectivamente. Asimismo, aparecen universidades de Australia, China, Canadá y de otros países europeos como Francia y Alemania.

El Ranking de Shanghai divide las universidades en diversos campos de conocimiento: Ciencias del Deporte, Ciencias Naturales y Matemáticas, Medicina Clínica y Farmacia, Ciencias Sociales, Ingeniería/Tecnología y Ciencias de la computación y Ciencias de la Vida y Agricultura.

La novedad de  este último año ha sido la inclusión de Ciencias del Deporte como rama de conocimiento. En este ámbito se evalúa un total de 300 universidades. Entre las 50 primeras, sólo hay ocho estadounidenses, las cuales no aparecen hasta la onceava posición, que la ocupa la Universidad South Carolina – Columbia. Sin embargo, la Universidad de Harvard  que lidera el ranking global, no aparece en este campo.

Del resto de los cuatro campos de conocimiento se ha evaluado un total de 200 universidades. Si se pone el foco en las 50 primeras, encontramos que en cuatro de los cinco campos de conocimiento, más de la mitad de universidades son de origen norteamericano. La excepción la encontramos en la rama de Ingeniería/Tecnología y Ciencias de la Computación, que sólo cuenta con 20 universidades.

La Universidad de Harvard En las ramas de Ciencias Sociales y Ciencia de la Vida y Agricultura, Harvard es la universidad que lidera el ranking. Sin embargo, en la rama de Medicina Clínica y Farmacia figuran 15 universidades europeas. Por último, es destacable la presencia de la Universidad de Tokyo en el área de Ciencias Naturales y Matemáticas, que ocupa la octava posición.


La investigación en áreas de comunicación

El campo de Ciencias de la Información y Documentación y el de la Comunicación aparecen en la clasificación contemplados de forma separada. En términos mundiales, en el de Ciencias de la Información y Documentación del ranking del año 2018, destaca el dominio estadounidense en el Top 5, siempre liderado por la Universidad de Harvard. Además, 13 de las 15 primeras universidades son también de Estados Unidos. En 2017, en los primeros puestos existe una gran diversidad de países y el Top 5 lo conformaban facultades no solo estadounidenses, sino que países como China, Hong Kong o Bélgica entraron a formar parte de las mejores posiciones del ranking. Respecto al campo de la Comunicación, está encabezado por la Universidad Estatal de Ohio en los dos años en los que se ha realizado la clasificación.Si se pone el foco en el caso español en ambos ámbitos analizados, en 2018 la Universidad de Granada es el primer centro español que aparece en la lista del campo de Ciencias de la Información y Documentación. Sin embargo, reduce su posición hasta la número 28, mientras que en el año anterior se situaba en el puesto 11. Con la Universidad Carlos III de Madrid se produce la misma situación y pierde un total de nueve posiciones entre 2017 y 2018, situándose este año en la número 51. Por otra parte, en el ranking de 2018 de la Comunicación,España está representada por ocho universidades, siendo la mejor posicionada la Universidad Pompeu Fabra, en el puesto 120.

Raquel Bernal, Enrique Fernández, Raúl Icardo, Paula López, Judith Maldonado, Belén Martínez, Dámaso Mondejar, Andrea Palazón, Javier Segura, Laura Torralba y Francesca Zoicas.