El Jardín Botánico de Alcalá prospera frente a la adversidad

De las veintiséis hectáreas que conforman el recinto, solamente falta una por ajardinar

El Real Jardín Botánico Juan Carlos I, dependiente de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) y situado en su campus externo, mira hacia el futuro con optimismo tras superar los peores años de la crisis y diversas dificultades técnicas que complicaron su proyecto. Triplicando la superficie del madrileño Jardín Botánico, este joven pulmón verde alcalaíno ofrece actualmente cuatro grandes recintos expositivos que albergan numerosas colecciones, además de actividades divulgativas sobre la naturaleza abiertas a todos los públicos.

El proyecto comenzó hace 29 años de la mano de la Universidad de Alcalá sobre eriales del antiguo aeródromo de Alcalá de Henares, con cuatro objetivos principales: investigación científica, conservación de flora, educación medioambiental y creación de un recinto de recreo y de acercamiento a la naturaleza. Rosendo Elvira, director, gestor y redactor del Proyecto del Real Jardín Botánico Juan Carlos I afirma: “El proyecto del jardín ha sido un ente vivo y mutante desde su inicio que ha ido adecuándose a las posibilidades y oportunidades de cada momento. Hay muchos elementos que se proyectaron y no se pudieron realizar y otros que no estando previstos surgieron como oportunidades y pudieron desarrollarse”. Por ejemplo, la falta de financiación a causa de la crisis y otros problemas técnicos acabaron con la aspiración de crear el ecosistema del humedal y su lago asociado. “La ampliación de la autovía A2 supuso una profunda excavación de los terrenos próximos que conllevaron el sangrado del acuífero, por lo que nuestros pozos no pueden garantizar la existencia de ese gran lago ni afrontar la intensa evaporación estival”, explica Elvira. Ésta es la hectárea que falta por ajardinar y en la que se está trabajando actualmente desde la dirección técnica. Según Elvira, “está previsto crear un pequeño estanque en la parte más próxima al auditorio y posiblemente se implanten arboledas y matorral denso de muy bajo mantenimiento que sirva de refugio y sitio de cría para la avifauna que actualmente habita en el jardín”.

También aclara que aunque el Jardín Botánico ha padecido mucho a causa de la crisis al disminuir  la mano de obra y los recursos para su conservación, así como limitando al mínimo posible el mantenimiento de plantaciones o la reparación de caminos y estructuras, parece que poco a poco va dejando atrás esa situación tan perjudicial: “Lo principal en estos años es que el proyecto pasó de utopía a realidad y que actualmente es un jardín botánico de referencia con una colección de cerca de 8.000 especies vegetales diferentes, es decir, de las mejores del país. Nuestros esfuerzos van dirigidos a garantizar su conservación y pervivencia”

Entre los mayores atractivos para el público se encuentra la rosaleda “Ángel Esteban”, que es visitada por unas 10.000 personas cada primavera. Ocupa una hectárea y cuenta con 3.500 ejemplares de casi 600 variedades diferentes de rosales, de las cuales 285 son exclusivas de este jardín. Otras colecciones especiales son la de cicadales, el arboreto de coníferas, el arboreto de exóticas, el orquidearium o el invernadero de cactus y crasas. Sin embargo, Elvira señala el recinto de flora regional como la zona más compleja de llevar a término, pero también como la que más satisfacción personal ha aportado al equipo técnico: “Creo que botánicamente es el elemento más importante y diferenciador de este Jardín Botánico y probablemente el de mayor dificultad porque la mayoría de las especies han debido ser producidas a partir de recolecciones de semillas en el campo y posteriormente aclimatadas”.

El Jardín Botánico abre sus puertas a los visitantes casi todos los días del año y organiza visitas guiadas el último sábado de cada mes, previa reserva por teléfono o en su página web http://botanicoalcala.es/. Además cuenta con la primera fotolinera pública de España, una estación de recarga para vehículos eléctricos alimentada con placas solares que se encuentra en el parking del Jardín y que puede alimentar hasta un máximo de cuatro vehículos simultáneamente. Cualquier persona puede acercarse a utilizarla y además está invitada a visitar el Jardín Botánico gratuitamente mientras recarga su vehículo.

Las mujeres que han sacado los colores al Pórtico de la Gloria

La ciencia devuelve el esplendor al monumento gallego gracias a un revolucionario proyecto de trabajo con gran protagonismo femenino

Monserrat, Olga, Cristina, Marta y Estefanía, son algunos de los nombres propios del equipo de restauradoras que, tras diez años y más de cincuenta mil horas de trabajo, ha logrado recuperar la riqueza colorista de la obra del Maestro Mateo. Un proyecto coordinado por otras dos mujeres, Ana Laborde y Noelia Yangüas del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE). En este proyecto el género femenino es el protagonista.

La Fundación Catedral de Santiago realizó en 2015 un proceso de selección de titulados en Conservación y Restauración de Bienes Culturales, así como licenciados en Bellas Artes especializados y con experiencia en materiales pétreos y policromados, con especial atención al manejo de equipos láser. Junto con las coordinadoras, se organizó un equipo de doce especialistas, de los cuales, nueve fueron mujeres.

Una profesión de género femenino

La figura del restaurador vive, aún en la actualidad, una situación de infravaloración y de intrusismo. Más complicado aún puede parecer, si el profesional es una mujer, aunque la propia Laborde comenta que ella nunca lo ha sentido así.
Para ella el problema es que hay una baja valoración cultural en general. En la restauración ocurre que existe una devaluación total del término y un desconocimiento total del trabajo realizado, independientemente de que lo haga un hombre o una mujer. De hecho, ellas son más más numerosas en esta disciplina. El trabajo del restaurador tiene un género predominantemente femenino- indica Ana Laborde.

Es cierto que en ocasiones cuando se trata de materiales pétreos o de mosaicos, que son materiales más pesados, la presencia de los hombres es más frecuente, pero el tipo de material no suele excluir a la mujer de realizar un trabajo. Lo verdaderamente complicado para una mujer- cuenta Laborde- es trabajar para empresas en proyectos con un plazo corto de ejecución, a veces en situaciones climáticas extremas, que requiere una movilidad geográfica, cuando se trata de querer conciliar con la vida personal y familiar.

Un proceso minucioso y respetuoso

El equipo de trabajo ha estado integrado por especialistas en pintura o policromía, químicos, físicos y ópticos especializados. Cada uno se ha encargado de una técnica distinta y posteriormente de interpretar los resultados de los análisis y las mediciones. El análisis de las policromías, desde un punto de vista multidisciplinar con la tecnología puntera que traen estos laboratorios, se ha traducido en poder conocer detalles de cada una de las piezas, tales como la policromía original, las restauraciones posteriores a las que se sometieron o incluso la incidencia de los agentes contaminantes.

  1. Microscopio óptico OLYMPUS BX41con cámara acoplada.
  2. Microscopio estereoscópico con cámara digital acoplada. LEICA. S6D.
  3. Microscopía electrónica de barrido- microanálisis mediante espectrometría por dispersión de energías de rayos X (SEM-EDX).
  4. Microscopio electrónico de barrido Quanta 200 de FEI.
  5. Cromatógrafo de gases-espectrómetro de masas.
  6. Cromatografía líquida de alta resolución. Agilent Technologies. 1200 Infinity.
  7. Espectroscopio FTIR. PerkinElmer. Spectrum One.

Como explica Laborde, de los diez años que ha durado el proyecto de restauración, aproximadamente la mitad, ha sido trabajo de documentación, estudios y pruebas. Además, durante las actuaciones sobre el monumento, estos no cesan, siendo un proceso sin fin que acompaña al trabajo in situ.

Mapa de daños del Pórtico de la Gloria- Fuente: Fundación Barrié

A la investigación previa hay que sumar, entre otros, los exámenes con microscopio estereoscópico en zonas estratégicas. Las muestras tomadas, analizadas en el laboratorio, han permitido conocer el número de capas de color que tenía cada una de las esculturas del pórtico, sus transformaciones químicas con el paso de los años e incluso los productos empleados en restauraciones llevadas a cabo sobre el monumento en los últimos años. Todas las muestras se han documentado gráfica y fotográficamente y se ha realizado una carta de correspondencia de policromías, una carta de colores y una reconstrucción gráfica de cada una de las piezas estudiadas.

Una restauración no es una simple operación estética. Cada intervención es un proyecto de investigación- Ana Laborde, coordinadora del proyecto.

Los datos que se han extraído de los morteros, las juntas o la policromía, han sido gracias a algunos métodos científicos, como el empleo de endoscopias, que han permitido conocer la situación y el estado de los ensamblados y anclajes que a simple vista no se podían conocer.

Mucha gente desconoce que los restauradores tienen una formación y unas necesidades científicas reales para desarrollar su trabajo. La imagen del restaurador, encerrado en su taller, más cercano al perfil de artista artesano, ya no existe. Cada intervención es un proyecto de investigación que entraña mucha complejidad. Cada obra es un documento del que extraer información y para ello se requiere la colaboración de químicos, físicos, biólogos. Es una forma de trabajar y es el único modo de ejercer una buena práctica.

A la pregunta de si se siente más una historiadora o una científica, Ana Laborde responde sonriente que se siente un poco de las dos, casi de una forma indivisible.

El arte y la historia, en la restauración, deben caminar indiscutiblemente de la mano de la ciencia.

La catedrática e investigadora Carolina Moreno critica el plan de acción contra las pseudociencias

Tras la publicación del Plan de Protección de la salud frente a las Pseudoterapias, Moreno expone su descontento por la forma en que no se prioriza la educación como herramienta de lucha contra las prácticas médicas sin evidencia científica

Para la catedrática y también investigadora de la Universidad de Valencia Carolina Moreno la iniciativa, a pesar de ser tanto interesante como necesaria, carece del fuerte enfoque educativo fundamental para que las medidas propuestas por los  Ministerios de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y de Ciencia, Innovación y Universidades funcionen.

Resultado de imagen de homeopatía

El plan consta de 13  páginas y finaliza con la consideración de nuevas aportaciones por parte de diferentes sectores implicados, de colegios profesionales sanitarios y  de sociedades científicas, por lo que la coautora del estudio de investigación “Perfil sociodemográfico del usuario de la homeopatía en España” no ha dudado en dar la opinión que le merece el contenido del documento.  “Creo que el problema de las falsas terapias es precisamente que se rodean de falsa ciencia, por lo que considero que la campaña que se tendría que hacer tendría que estar más orientada a la educación y a mostrar que un gránulo de azúcar ni cura, ni mejora ningún problema de salud, más allá del efecto placebo”, afirma la también directora del proyecto ScienceFlows. De igual manera, Moreno explica que el error fue vender en farmacias este tipo de productos incluso después de todos los estudios llevados a cabo y  cuando “deberían haberse vendido en hipermercados, como el resto de suplementos y vitaminas”.

Este y otros errores son los que el Gobierno busca enmendar con cada una de las 4 líneas  de acción planteadas, abarcando desde el desarrollo de nuevos sistemas de información a la ciudadanía hasta la modificación de  varios reales decretos para detener la publicación y promoción de productos, actividades o servicios que no cuenten con la debida autorización de comercialización. Otro enfoque interesante es el del ámbito educativo, pues se busca incorporar e impulsar en los programas de formación universitaria “los principios de conocimiento y de la evidencia científica.” De esta manera, se pone en marcha un proceso no solo de verificación de titulaciones ya existentes sino que también de modificación de los programas educativos oficiales de los futuros profesionales de la salud.

Aunque ya se han pronunciado algunos detractores, el futuro del plan es relativamente incierto. Se trata de un proyecto todavía en construcción, abierto a modificaciones y cambios, por lo que no se establece aún dentro de él  ningún tipo de sanción para quienes no cumplan con la nueva normativa propuesta. La idea que sí comparten investigadores como Carolina, es que a pesar de no saber si las medidas cumplirán o no con su objetivo, su implementación constituirá un “fenómeno interesante para analizar”.

“Si una o dos chicas se acuerdan de este taller y acaban siendo ingenieras, será fantástico”

DÁCIL BORGES |Presidenta de la fundación tecnológica Click That Matters

#Tech4Girls fomenta el interés de las jóvenes por el mundo de la ciencia y tecnología en unas jornadas formativas especialmente dirigidas a ellas


Estudiantes de la ESO de diferentes institutos acudieron el pasado sábado, 23 de febrero, a una jornada tecnológica con el nombre #Tech4Girls. El evento, celebrado en la Nave de Madrid, se dirigía únicamente a chicas con el motivo de fomentar su interés y reducir la brecha de género en las carreras STEM, acrónimo inglés que engloba los estudios relacionados con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Al frente de la Jornada estuvo Dácil Borges, fundadora y presidenta de Click That Matters, una fundación que ofrece soporte tecnológico a entidades sin ánimo de lucro y que está formada únicamente por personal voluntario

Durante los talleres, las participantes pudieron introducirse de manera amena en habilidades como la programación y la robótica. El proyecto busca motivar a las jóvenes estudiantes ofreciendo una visión humana de la tecnología. El objetivo es relacionar su mundo con sistemas eléctricos, para que comprendan cómo funciona su entorno.

Dácil Borges señaló que “el ecosistema está evolucionando, y es importante comprender por qué y cómo evoluciona”. Y remarcó que las chicas están en una edad crucial en la selección de su vocación que marcará, seguramente, su futuro profesional.

La actividad contó con la ayuda y colaboración de las fundaciones Woman Forward y Helping by Doing, así como con el patrocinio del grupo T2O, el Grupo Panorama y el Ayuntamiento de Madrid, que cedió el espacio.

Los talleres

En esta ocasión, se desarrollaron tres actividades distintas relacionadas con la robótica y la programación. “La idea de los talleres es acercar tecnologías que van a estar implementándose durante los próximos años”, manifestó Dácil.

En la sala de Realidad Virtual (VR), las alumnas crearon sus propios prototipos, universos digitales que podían modificar y animar, para acabar viendo sus resultados en 3D y movimientos de 360º mediante gafas de realidad virtual.

Con el taller de drones aprendieron pilotar un dron educativo con Scratch, un lenguaje de programación visual diseñado para iniciar a los más pequeños en estos procesos. La actividad acercó a las jóvenes a una tecnología en auge que no solo se emplea para ocio, sino que puede tener funciones de rescate y de mejora de la calidad humana.

También crearon su propia ciudad inteligente, empleando una maqueta de mobiliario urbano dotado por electricidad y programado de Arduino, un sistema de placas digitales que permite la interacción de dispositivos, detectando y controlando objetos; por ejemplo, haciendo que una barrera se alce cuando se aproxima un coche.

Luis Patricio Tisalema, informático y monitor de los talleres a través de la agencia contratada Rockbotics, remarcó la importancia de hacer un buen uso de la tecnología para crear un mundo más sostenible, limpio y humano. “Toda la tecnología es buena, pero comporta un riesgo, hemos visto la utilidad de un dron si se usa bien, pero también el peligro que puede llegar a tener”, resumía Tisalema.

El futuro de las STEM

Hace pocas semanas que se presentó la quinta edición de la serie “Científicas en Cifras”, el informe bianual del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades que mostraba una realidad preocupante: el número de alumnas matriculadas en carreras científicas está disminuyendo, especialmente en las áreas de Ingeniería y Tecnología.

El informe, presentado el pasado 11 de febrero, también mostraba una proporción de mujeres dedicadas a la investigación estancada en un 39% desde hace ya diez años; además de evidenciar la existencia del denominado techo de cristal, que se hace más perceptible a medida que el rango de la carrera investigadora va subiendo.

La idea del grupo organizador del evento Tech4Girls, es frenar esta tendencia y crear motivación e interés en las niñas por el mundo de las STEM. La Fundación Click That Matters aspira repetir este tipo de talleres, pero incluyendo otros formatos, como grupos mixtos y actividades de otras áreas científicas. Para su fundadora, Dácil Borges, la inclusión de la mujer lleva consigo la convivencia en un ámbito profesional entre hombres y mujeres, por lo que es importante que niños y niñas aprendan a trabajar juntos en entornos tecnológicos y científicos, y expresaba un deseo personal: “si una o dos se acuerdan de este taller y acaban siendo ingenieras será fantástico”.

Imágenes cedidas por Click That Matters

Investigadores del Hospital Virgen de la Arrixaca estudian un nuevo modelo combinado de diagnóstico para la endometriosis


El uso combinado de dos técnicas de diagnóstico como la medición del nivel de la hormona anti-Mülleriana y la distancia ano-genital, puede dar lugar a un diagnóstico más preciso de la endometriosis. Así lo afirman María Teresa Prieto Sánchez y sus colaboradores, investigadores del Departamento de Ginecología y Obstetricia del Hospital Virgen de la Arrixaca, de la Universidad de Murcia (UMU) y del Instituto Murciano de Investigación Biomédica (IMIB). 

La endometriosis es una enfermedad crónica dependiente de estrógenos. Se caracteriza por la aparición y alojamiento de nódulos de tejido endometrial funcional, es decir, el tejido expulsado durante la menstruación, en lugares inusuales. Afecta aproximadamente al 10% de mujeres en edad fértil, pero su detección es tardía en la mayoría de casos. El diagnóstico puede retrasarse entre 5 y 10 años desde la aparición de los primeros síntomas. Actualmente, uno de los pocos métodos precisos para encontrar estos nódulos de tejido es mediante laparoscopia, una técnica quirúrgica que permite ver la cavidad abdominal. Nuevas investigaciones tratan de estudiar marcadores o “señales” precisas para detectar esta enfermedad de forma temprana y no invasiva. Esto podrá ayudar a la detección temprana de la enfermedad, sin la necesidad de que la paciente pase por quirófano sin un diagnóstico previo y certero. 

Combinación de nuevos marcadores

En los últimos años han sido estudiados de manera separada la efectividad del análisis de marcadores como la hormona anti-Mülleriana (AMH) y la distancia ano-genital (AGD) para el diagnóstico. Investigadores de Murcia, decidieron combinar estos marcadores para valorar el aumento de fiabilidad a la hora de predecir la presencia de esta afección. Esta técnica combinada permite abarcar todos los tipos de la enfermedad. 

Los resultados indicaron que la combinación de unos niveles bajos de AMH y una AGD más corta parecen predecir de forma más precisa la presencia de endometriosis que su análisis de forma separada. Concretamente, las pacientes con AMH menor y una AGD más cortas fueron 17.40 y 3.72 veces más propensas a padecer la enfermedad, respectivamente. 

La endometriosis: una enfermedad cada vez más apoyada

Hoy, 14 de marzo, es el Día Mundial de la Endometriosis. Son numerosos los síntomas asociados a la endometriosis que, consecuentemente, puede llegar a ser una enfermedad incapacitante e invalidante. Entre ellos, se encuentran los periodos menstruales dolorosos, el dolor durante y después del sexo y dolor en el intestino o bajo abdomen pudiéndose irradiar a otras zonas como espalda baja o la pelvis. A pesar de ello, existen casos asintomáticos. También se han estudiado casos de infertilidad como consecuencia directa de la enfermedad. 

Presencia de tejido fuera del útero en persona con endometriosis. Por Bruce Blaus, licencia Creative Commons.

No existe, por el momento, cura para la enfermedad, sin embargo, los médicos proponen tratamientos que ayudan a paliar el dolor. Suelen ser medicamentos como analgésicos, tratamientos hormonales y cirugía. 

Corporaciones como la Asociación Endometriosis España (AEE) y la Asociación de Afectadas de Endometriosis Estatal (ADAEC) brindan apoyo a las mujeres que sufren esta enfermedad, dándoles voz y ayuda para, principalmente, mejorar la calidad de vida de las pacientes.

Además del apoyo de estas asociaciones y la necesidad de una mayor concienciación social, debido a las características de esta enfermedad, se precisan estudios profundos de nuevos métodos de diagnóstico y tratamiento. La combinación de los dos marcadores, AMH y AGD, supone un gran avance a la hora de detectar esta enfermedad de forma no invasiva. Debido a que el número de pacientes fue relativamente pequeño (57 mujeres con endometriosis y 93 sin esta condición) y, además, existió sesgo en la selección y medición, los investigadores insisten en la publicación de su investigación, que se necesitan, de cara al futuro, más estudios para corroborar los resultados actuales.

Los virus interactúan socialmente entre ellos para evadir al sistema inmunitario

Pilar Domingo, Ernesto Segredo, María Durán y Rafael Sanjuán, del Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I²SysBio), centro mixto de la Universitat de València y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han demostrado que los virus se comportan de manera altruista para evitar el sistema inmunitario. Esta investigación, publicada este lunes en Nature Microbiology y realizada en el virus de la estomatitis vesicular (VSV), tiene potenciales aplicaciones en el desarrollo de tratamientos antivirales y vacunas.

El estudio se ha centrado en qué mecanismos emplean los virus para evadir la actividad del interferón, es decir, la respuesta inmunitaria innata que tienen los organismos superiores para bloquear, de manera general, las infecciones virales interfiriendo en su replicación. El grupo de investigación ha usado el virus de la estomatitis vesicular para proponer un modelo de evolución social que permite estudiar cómo la selección natural actúa para obtener las variantes de los virus que son capaces de bloquear el interferón.

La investigación ha demostrado que los virus han hecho evolucionar diversos mecanismos para evitar esta actividad a la vez que modifican la adaptación de otros miembros de la población viral. Por lo tanto, las interacciones entre los virus son de suma importancia para la evolución de las variantes virales, y éstas constituyen, claramente, un proceso social.

Los resultados de la investigación, publicada en la revista Nature Microbiology, muestran que los virus interaccionan socialmente entre ellos y que, además, los principios ecológicos y sociales que se aplican a otros organismos más complejos también pueden ser aplicados a los virus. El trabajo que firma en primer lugar Pilar Domingo, investigadora del I²SysBio, ha analizado las interacciones internas del virus de la estomatitis vesicular en ratones, cultivo celular y modelización computacional con simulaciones de sistemas complejos mediante modelos matemáticos.

(De izquierda a derecha). Ernesto Segredo, Rafael Sanjuán y Pilar Domingo.

Según la también portavoz del grupo de investigación, aunque el análisis de las interacciones entre los virus y los organismos huéspedes es una práctica habitual empleada para controlar enfermedades o desarrollar medidas preventivas, las interacciones virus-virus aún son desconocidas. “En este trabajo demostramos la capacidad altruista de los virus, en los que ciertas vías de escape del sistema inmunitario pueden ser seleccionadas aunque puedan tener un coste para los virus que codifican este carácter”, declaró Pilar Domingo.

La investigación ha sido financiada por el Consejo Europeo de Investigación (ERC) y por el programa Juan de la Cierva Incorporación, del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Imagen de representación de un virus

Sistemas biológicos complejos

El Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio) se dedica al estudio de sistemas biológicos complejos, sobre todo microorganismos, con aplicaciones principalmente en biomedicina y biotecnología. El centro funciona mediante un innovador modelo de investigación público-privada y está situado en el Parque Científico de la Universitat de València, en el campus de Burjassot-Paterna.

Artículo:

Pilar Domingo-Calap, Ernesto Segredo-Otero, María Durán-Moreno y Rafael Sanjuán: «Social evolution of innate immunity evasion in a virus». Nature Microbiology (2019). DOI https://doi.org/10.1038/s41564-019-0379-8

Imatges per crear consciència sobre el canvi climàtic

L’exposició fotogràfica ‘Objectius pel canvi’ mostra les conseqüències d’aquesta problemàtica que afecta la societat a nivell mundial

“Eres conscient de la necessitat que té el planeta de ser escoltat i cuidat?”. Amb aquesta pregunta, la fundació València Clima i Energia donava eixida al concurs de fotografia ‘Objectius pel canvi’. La finalitat d’aquest és fer reflexionar la població sobre la problemàtica mediambiental a través de les imatges.

Fenòmens com l’extrema sequera que es viu en determinades zones del territori espanyol, els refugiats ambientals, les inundacions o la desaparició d’espècies animals són alguns dels temes que arrepleguen les més de 30 fotografies guanyadores del concurs. Totes elles capten a la perfecció el impacte que el canvi climàtic està causant en el planeta.

El guanyador en la categoria de Reportatge fou el fotògraf Pablo Chacón per la seua obra ‘Gástrico’. El seu treball reflexiona sobre la contaminació marina mitjançant els objectes encontrats en animals morts al Mar Mediterrani. “Porte anys treballant amb objectes relacionats amb la mort. Vaig veure que la forma de sintetitzar l’idea de la mort d’animals provocats pels plàstics era traient-los directament del seu estómac”, assenyala Chacón.

Part de l’obra ‘Gástrico’, del fotògraf Pablo Chacón.- Font pròpia

Beatriz Rivas va ser la guardonada en la categoria de Instagram amb el seu projecte ‘AridA’, obra que mostra la situació d’extrema escassesa d’aigua en la que es troba el territori espanyol. “Un fet que em va impressionar molt fou veure el naixement del riu Segura completament sec en hivern i aleshores em vaig adonar que el problema era estructural i que havia de parlar de tot allò, de les causes i de les conseqüències”, afirma Rivas.

En l’última categoria del concurs, Reptes, el guanyador fou Alberto Barba pel seu treball ‘Kivalina’. Aquest projecte mosta l’actual estat de la ciutat Kivalina, situada a Alaka, la qual té una població de 400 esquimals Iñupiat. Els habitants d’aquesta zona de difícil accés seran els pròxims desplaçats pel canvi climàtic als Estats Units. Seran uns nous refugiats mediambientals.

Imatges de treball ‘Kivalina’, del fotògraf Alberto Barba.- Font pròpia

Després de tres mesos de concurs, on més de 100 professionals del món de la fotografia participaren, el jurat, format pel fotògraf Pedro Armestre, Igers Valencia, Las Naves, Photon  Festival i València Clima i Energia, van escollir els 14 projectes que més els cridaren l’atenció.

Las Naves acull l’exposició fotogràfica ‘Objectius pel canvi’ fins al pròxim 15 de març. Junt al treball dels tres guardonats, també s’exposen les imatges dels 11 finalistes, els quals són Francisco Montesinos, Berta López, Jesús García, Raúl Moreno, Rafa Beladiez, Antonio Pascual, Carlos Villodres, José Luis Peréz, Francisco Javier Rodríguez, Jaime Charles Bernís i  Emilio Andrés.