Los chicos superan en actividad física a las chicas, en especial durante el horario escolar

Investigadores de la UMH advierten de una brecha en la práctica de ejercicio y sedentarismo entre hombres y mujeres de 14 a 17 años

Christian Marques Navarro

Los niveles insuficientes de ejercicio físico están considerados en la actualidad como uno de los factores de riesgo más importantes de enfermedades como la diabetes tipo II o la obesidad, según la Organización Mundial de la Salud. Por ello, los científicos necesitan analizar y comparar los índices de sedentarismo y actividad física en adolescentes según su género y horario del día, para así descubrir qué áreas se han de reforzar. Investigadores de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche (España) han estudiado el tiempo que pasan los adolescentes, de entre 14 y 17 años, realizando actividades físicas durante diferentes momentos del día y diferenciando por género. Para ello, midieron mediante acelerómetros el ejercicio de 206 estudiantes de 3º y 4º de Educación Secundaria Obligatoria durante una semana y analizaron 4 tipos de actividades según su grado de intensidad: Sedentaria, Ligera, Moderada y Vigorosa.

El estudio “Diferencias según género en el tiempo empleado por adolescentes en actividad sedentaria y actividad física en diferentes segmentos horarios del día” (2017) muestra que la desigualdad de actividad vigorosa en horario de colegio presenta la diferencia más representativa en la investigación, llegando a doblar el ejercicio de los chicos al de sus compañeras. Los autores del estudio, Vicente Javier Beltrán Carrillo, Ana Cristina Sierra, Alejandro Jiménez Loaisa, David González-Cutre, Celestina Martínez Galindo y Eduardo Cervelló, se sorprenden ante la diferencia entre sexos, ya que, tanto ellos como ellas, toman parte de la asignatura Educación Física y cuentan con los mismos recursos e instalaciones. Para mejorar este aspecto, el estudio propone repartir hojas de preferencias a los alumnos a principio de curso sobre qué actividades realizar en esta asignatura para tenerlas en consideración. “Para aumentar los niveles de ejercicio físico de las chicas durante este horario  podrían dinamizarse los recreos con actividades que se ajustaran mejor a las preferencias de ellas”, señalan los autores.

“Las chicas cursan Educación Física junto a los chicos y supuestamente disponen de los mismos recursos, pero su ejercicio es de menor intensidad”, según los investigadores

Además, durante la tarde los hombres también tienen un índice mayor de ejercicio vigoroso, por lo que se puede entender que existe una mayor participación por parte de ellos en actividades extraescolares en esta franja. “Podría ser interesante ofertar programas de promoción de actividad física y salud por las tardes entre semana, dirigidos especialmente a atender las preferencias de las chicas”, apuntan los autores. En cuanto al fin de semana, el tiempo dedicado al ejercicio se iguala bastante, pero sigue existiendo una brecha donde la actividad vigorosa de los chicos triplica a la de las chicas, a primera hora de la tarde.

El estudio confirma que las chicas realizan una mayor actividad sedentaria respecto a los chicos en casi todas las franjas, pero especialmente antes de ir al colegio y a última hora de la tarde. “Sería aconsejable que la administración pública, los profesionales de la salud y los responsables educativos colaboraran para que los adolescentes fueran al colegio andando o en bicicleta, o mediante otros tipos de transporte activo. Y que pudieran hacer el trayecto por entornos seguros y agradables”, proponen los investigadores.  

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.