El Museo de Historia Natural de la Universitat de València renace de sus cenizas 86 años después

Buitre negro. Imagen cedida por el MHN de la UV.

Se abre un nuevo espacio para mostrar parte de las 32 colecciones científicas de la Universidad, ejemplares con gran valor cultural y científico.

Para tomar conciencia de la trascendencia que poseen los elementos que ahora nuevamente son expuestos, es necesario recordar que el Museo de Historia Natural (MHN) de la Universitat de València (UV) fue considerado como el segundo centro patrimonial y científico de España, sólo por detrás del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. Este anterior MHN se encontraba situado en la planta principal del edificio histórico de la Universitat, el cual se vio afectado por un terrible incendio el 12 de mayo de 1932 que afectó sustancial e irreparablemente a numerosos ejemplares y artefactos de esta institución, llegando incluso a destruir completamente sus fondos geológicos y paleontológicos.

Décadas después, marcadas por un intenso trabajo de recopilación, estudio y catalogación de los diferentes materiales que pudieron ser rescatados de las llamas, el pasado 16 de febrero el MHN volvió a abrir sus puertas ahora ubicado entre los edificios que albergan las diferentes Facultades de Ciencias del campus de Burjassot de la UV. Un éxito con notable repercusión mediática, que no hubiera sido posible sin la enorme labor llevada a cabo tanto por el personal técnico como por el equipo de investigadores de la UV, encabezados por la actual directora del museo Anna García Forner y, también al patrocinio de la Generalitat Valenciana, la Diputación de Valencia, la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deportes (Dirección General de Cultura y Patrimonio y Secretaría de Educación e Investigación), y la colaboración de la Fundació General de la Universitat de València.

El actual edificio que acoge al MHN se encuentra distribuido en 2 plantas y cuenta con una superficie de más de 900m2, destinadas a la consecución de los 3 objetivos fundamentales que persigue cualquier museo en el presente: la investigación, la divulgación y la exposición y conservación de sus piezas. De este modo, en la planta baja pueden encontrarse las exposiciones permanentes del museo, divididas a lo largo de tres espacios principales:

1- El hall de entrada, que muestra la reconstrucción de un pterosaurio, uno de los primeros vertebrados en conquistar el aire y del cual la UV conserva los restos originales, junto con una cuidadosa selección de instrumentos científicos de gran valor patrimonial que datan de finales del siglo XIX.
2- En el ala izquierda del museo se puede visitar la sala de zoología, una colección que recoge algunos de los ejemplares supervivientes de la anterior colección histórica del MHN, que se exhiben incluso en las vitrinas originales rescatadas del incendio, y donde predomina la colección de aves taxidermizadas.
3- Y, por último, en el ala derecha encontramos la sala de geología y paleontología, que cuenta con fondos procedentes del Museo de Geología de la Universitat (1996), y que anteriormente se encontraba situado en las instalaciones de la Facultad de Biología. Esta exposición invita al visitante a realizar un interesante viaje a través de la historia de la Tierra y de la vida, iniciando su recorrido mediante una pieza de especial relevancia para este museo: un meteorito bautizado con el nombre de “Valencia”, de 33,5 kilos y con una edad aproximada de 4.600 millones de años.

Meteorito Valencia. Imagen cedida por el MHN de la UV.

Además, el centro cuenta con exposiciones expresamente diseñadas para garantizar la accesibilidad para personas con diversidad funcional, lo que destaca el carácter inclusivo de una institución que se orienta al servicio de todos sus usuarios, mediante un proyecto adaptado al siglo XXI a las correspondientes exigencias tecnológicas de la sociedad actual. Para ello, incorpora una audioguía especializada a través de la descarga gratuita de una APP propia para dispositivos móviles, a la que se transmite señal por Bluetooth LE iniciando su contenido en el lugar apropiado, de forma que el visitante pueda acceder a toda la información relevante a medida que explore y avance por las exposiciones.

Y debe destacarse que la entrada al centro es completamente gratuita y cuenta con un amplio horario de apertura que habitualmente es de lunes a viernes de 10h a 19h y los sábados y domingos de 10h a 14h. En los próximos meses, se prevé acoger en él una gran afluencia de público del ámbito escolar y universitario para los que ya se están desarrollando diferentes exposiciones itinerantes y actividades de formación y divulgación específicas, que permitan aprovechar el gran potencial de esta institución renacida literalmente de sus cenizas.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *