El Arco del Coronadero visto a través de imágenes

El experto en paisajes y rutas por la isla de Gran Canaria, Juan Manuel Rodríguez Hernández, explicó mediante imágenes la orografía de este lugar.

Juan Manuel Rodríguez Hernández impartiendo la conferencia en el Museo Elder. Fuente: Yasmina Hernández.

La conferencia se impartió en el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología el día 15 de marzo a las 19:00h en Las Palmas de G.C. El objetivo de este evento ha sido dar a conocer este espacio de la isla para aquellas personas que nunca lo han visitado y para aquellas que no puedan ir debido a problemas físicos o de salud. Rodríguez Hernández  resaltó la importancia de conocer el paisaje de la isla ya que “la abrupta orografía grancanaria ha ocultado varios de sus tesoros naturales en recónditas ‘fortalezas‘ donde su biodiversidad ha resistido. Un espacio alejado de la civilización que muestra un espectáculo geológico protegido por la grandiosidad de la naturaleza volcánica”.

El evento se inició con una pequeña charla explicando un poco la historia de este lugar y las especies que en él habitan, para luego dar paso a una sucesión de espectaculares imágenes que ilustraron el inicio de la caminata guiada, hasta llegar al arco y descender del mismo.

El Arco del Coronadero es el puente de piedra más grande de la isla de Gran Canaria y está situado en el municipio de San Bartolomé de Tirajana. Para llegar hasta él hay que pasar por el Barranco Hondo, situado al suroeste de la isla, que a su vez separa en dos sectores el Macizo de Amurga. Rodríguez Hernández señaló que “muchos de los senderistas cuando llegan a este lugar de espectacular belleza, se quedan atónitos y lo comparan con algunos de los parajes del Gran Cañón del Colorado, pero en pequeño”.

Imagen de Juan Ramón Rodríguez Sosa. “El Coleccionista de Instantes” Isla de Gran Canaria “Continente en Miniatura” .

En los laterales del cauce, hay grandes paredes verticales de color bermejo, con rocas de diversas formas y cientos de cuevas de todos los tamaños. Estas cuevas las utilizaron los antiguos habitantes de la isla como refugio para los pastores, una práctica que era muy habitual. El experto también explicó que en estas cuevas se alojan diferentes tipos de aves, muchas de ellas, de gran relevancia: “Hasta la mitad del pasado siglo, el pastoreo de cabras y ovejas fue muy importante. En la actualidad aún encontramos algunos rebaños de cabras que enriquecen el paisaje”.

Imagen de Juan Ramón Rodríguez Sosa. “El Coleccionista de Instantes” Isla de Gran Canaria “Continente en Miniatura” .

Las laderas de este barranco albergan multitud de especies de plantas como: los cardones, los tajinastes blancos, las vinagreras, los balos… Una vegetación que nace en estos riscos y que está adaptada a la falta de agua propia de este paisaje.

Asimismo, Hernández manifestó que según “el catálogo florístico del espacio considerado, se constata su enorme riqueza con la presencia de, al menos, 83 especies en la que están representadas hasta 36 familias diferentes”. Y añadió: “De estas 83 especias, 34 son endémicas de Gran Canaria e incluye a 2 géneros que, en el ámbito de Canarias sólo aparecen en esta isla (Prenanthes y Sutera). 42 son endemismos canarios y 1 más lo es macaronésico; otras 3 especies son endemismos canario-africanos y 3 más tienen una distribución geográfica que incluye también la Europa mediterránea”.


Imagen de Juan Ramón Rodríguez Sosa. “El Coleccionista de Instantes” Isla de Gran Canaria “Continente en Miniatura” .

Aparte de las especies mencionadas, el experto indicó que el macizo de Amurga acoge, a partir de los 800 metros del nivel del mar, al cedro canario (Juniperus cedrus). Según el experto, este macizo tuvo un papel relevante en la historia de la comunidad aborigen: “Las excavaciones realizadas en 1976 localizaron aquí importantes restos arqueológicos, túmulos, restos protourbanos, abrigos pastoriles, cuevas de habitación, etc., encontrándose en el lugar denominado Los Pasos, a 1.121 m de altitud, unas cuarenta cazoletas semicirculares, excavadas en la toba volcánica, comunicadas entre sí, y rodeando una cavidad central”.

Respecto a este yacimiento, el investigador señaló que Amurga era un espacio sagrado en el origen de la religión aborigen, vinculada con el culto al sol  y a la luna, cuyo ritual consistía en el derramamiento de leche, realizándose en zonas elevadas.

Una vez en el Arco del Coronadero, hay otro yacimiento arqueológico en perfecto estado de conservación, llamado Altos del Coronadero. Hernández Rodríguez explicó  que “consta de 36 torretas de forma cilíndrica, construidas a base de apilamientos de lajas, coronadas por piedras hincadas y orientadas en distintas direcciones”. Y añadió: “Parece tener un origen mágico, religioso y arqueo astronómico. Todo esto lo definen como uno de los barrancos más hermosos de la isla”.

Imagen de Juan Ramón Rodríguez Sosa. “El Coleccionista de Instantes” Isla de Gran Canaria “Continente en Miniatura” .

Sin embargo, como señaló Juan Manuel Rodríguez, el Barranco Hondo ubicado dentro del Macizo de Amurga no estaba en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Canarias, siendo propuesto en la década de los 80 para su inclusión. Actualmente ya está incluido en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Canarias. También ha sido declarada zona (ZEC) Zona de Especial Conservación e incluida posteriormente en el catálogo europeo de (L.I.C´s) Lugares de Importancia Comunitaria dentro de la Red Natura 2000 Europea.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *