Recomendaciones para mejorar la relación entre periodistas y científicos amantes de la divulgación

La propuesta ha sido elaborada por un grupo de estudiantes del Máster de Historia de la Ciencia y la Comunicación Científica, a partir de un trabajo colaborativo. El equipo, formado tanto por científicos como por comunicadores, debatió y analizó aspectos que influyen en la calidad de la información científica que se publica, con el objetivo de proponer este listado abierto a la reflexión y al debate. 

Aprender, fuente: Pixabay.

  • El rigor científico debe ser un elemento imprescindible y de primaria importancia en toda información científica que se publique. Ni la adaptación al público general, ni el conocimiento limitado del que pueda partir quien la escribe deben comprometer dicha rigurosidad, sin la cual la información pierde su valor.
  • La calidad de las fuentes a la hora de comunicar la ciencia es esencial. Por eso, el/la periodista debe asegurarse de recurrir a fuentes especializadas y contrastarlas. Por su parte, la comunidad científica debe facilitar esta labor y comprender su dificultad.

  • Periodistas y científicos/as deben trabajar desde la empatía y comprensión en el ámbito de la comunicación científica. Ambos profesionales deben ser conscientes en sus limitaciones: los periodistas en el terreno de la ciencia y los científicos en el terreno de la comunicación y divulgación.

  • Ambos deben mantener su independencia evitando ser el portavoz, consciente o inconscientemente, de alguna parte interesada (entidades, empresas, asociaciones y/o científicos).

  • Es esencial conocer al público objetivo a la hora de comunicar ciencia. El tipo de medio de comunicación, soporte de difusión y características del target se tendrán en cuenta para comunicar de manera eficaz. Además, se intentará que los contenidos sobre ciencia sean atractivos, de acuerdo a dicha audiencia.

  • Para gestionar los posibles errores de manera ética y eficaz, el derecho a réplica, el reconocimiento del error y su rectificación deben ser máximas a seguir para ambos colectivos.

  • Debe haber equilibrio entre tecnicismo y simplificación, no cayendo en una excesiva profundidad que el público no sea capaz de entender, ni en una excesiva simplificación del tema.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *