La videoserie de la UV, “Tresors a la llum”, muestra las máquinas de electroshock de mediados del siglo XX para tratar enfermedades mentales

El taller de audiovisuales, junto con la Dirección de Patrimonio Cultural de la Universidad de Valencia, ha comenzado las grabaciones de una nueva tanda de vídeos del proyecto Tresors a la llum. En esta ocasión, el capítulo lo protagonizan las máquinas de electroshock portátiles, fabricadas por la empresa Millás Mossi a mediados del siglo pasado y que están ubicadas en el Museo de Historia de la Medicina y la Ciencia (MHMC) en el Instituto López Piñero. El electroshock es una terapia a la que se recurría el siglo pasado para aliviar ciertos síntomas mentales.

La videoserie, que ya cuenta con dos temporadas, consta de vídeos breves destinados a dar a conocer el patrimonio que posee la Universidad de Valencia y que ha recabado a lo largo de los 500 años que lleva en activo. En este caso, las imágenes mostrarán dos ejemplares de máquinas de electroshock portátiles conocidas como Smallshock y Petite-Shock, inventadas en la década de los 40 del siglo XX. La locución de la grabación corre a cargo de Javier Balaguer, quien está realizando una tesis sobre electroshock y la empresa Millás Mossi.

Smallshock, máquina de electroshock fabricaba por la empresa Millás Mossi en la década de los 40 del siglo XX. Foto: C.G

“El electroshock se sigue usando como una terapia de último recurso contra las depresiones más graves»

Javier Balaguer

Balaguer ha contado que las máquinas de electroshock eran muy utilizadas para provocar ataques epilépticos, ya que estos aliviaban los síntomas de enfermedades mentales, como la esquizofrenia, aunque no se sabía muy bien el por qué. Por su parte, el profesor Josep Simon, conservador del MHMC, ha añadido que muchas veces, en el pasado, se inventaban aparatos y al probarlos es cuando se veía si daban resultado o no, al margen, también, de los efectos secundarios que pudieran acarrear. “En medicina se han usado miles de productos sin saber por qué, pero que han funcionado y este es uno”, ha complementado Balaguer en referencia a las máquinas de electroshock.

En la actualidad, el electroshock se sigue usando como una terapia de último recurso contra las depresiones más graves, ha destacado Javier Balaguer. Tras una investigación del Servicio de Psiquiatría del Hospital de Bellvitge en 2017, publicado en Translational Psychiatry, hoy se sabe que las convulsiones que provoca el electroshock aumentan la materia gris presente en dos zonas del cerebro, asociadas con los síntomas de la depresión. Cuando la materia gris aumenta, mejora los síntomas de la enfermedad.

Por otra parte, Simon y Balaguer han mostrado su interés por la pronta publicación de este vídeo, dado que en mayo tendrá lugar en el MHMC la exposición “La piedra de la locura”, en la que se hablará de los tratamientos que había para las enfermedades mentales. Así pues, esta grabación puede servir como complemento.

El taller de audiovisuales de la Universidad de Valencia se encarga de las grabaciones de Tresors a la llum. Foto: C.G

Estos vídeos permiten tener al objeto como protagonista, de manera que sea atractivo para el público. “Si te gusta la cultura material, no es lo mismo leer sobre algo que verlo”, ha comentado Javier Balaguer. Por su parte, Sara Barber, miembro del taller de audiovisuales, ha asegurado que en muchas de las grabaciones se encuentran con historias interesantes y descubren instrumentos que han sido afectados por el incendio de 1932 ocurrido en La Nau.

Las próximas grabaciones se centrarán en una colección de monedas en la Biblioteca Histórica de la Universidad de Valencia o en la estatua de Arnau Vilanova en la facultad de Medicina, entre otras piezas de interés del Museo de Historia de la Medicina y la Ciencia.

“Si te gusta la cultura material, no es lo mismo leer sobre algo que verlo.”

Javier Balaguer

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.